Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Playa Pelícano: un destino aislado

'Supervivientes' está lleno de sorpresas y de retos para los concursantes. La novedad de esta semana es la aparición de Playa Pélicano. Un pequeño paraje que se encuentra situado entre Playa Uva y Playa Cabeza de León. De tan sólo cinco metros de largo por dos metros de ancho y rodeada de piedra de pizarra y mucha vegetación. Cada semana será un concursante el que tenga que sobrevivir allí en auténtica soledad y, además, enfrentarse a un reto.
Playa Pelícano va a suponer un cambio en el paso de los concursantes por 'Supervivientes'. Además de tener que enfrentarse en soledad a las adversidades climatológicas y a la poca luz, tan sólo un par de horas de sol por la tarde, el concursante que pase su semana en el nuevo paraje se tendrá que enfrentar a una nueva responsabilidad. La organización del concurso propone un reto que tendrá que superar de manera individual pero que será importante para todos los concursantes de esta edición. Además, si la persona responsable en superar dicho reto lo supera, podrá verse en las puertas de la final.
Uno de los elementos fundamentales en Playa Pelícano es la atalaya. Se trata de una pequeña plataforma, cuatro metros, de madera y con gran desnivel donde el concursante ha de pasar las noches. Allí, pueden encontrar dos cajas. Una de ellas contiene el kit de superviviencia donde encontrarán todos los utensilios necesarios para que su vida en la nueva playa sea más llevadera. En la otra caja, de menor tamaño, encontrarán al reto al que deben enfrentarse.
Esta semana la persona que ha de pasar siete días en Playa Pelícano es Míriam Sánchez. Su amiga Karmele ha sido la encargada de convertir a la nueva prometida de Pipi en la habitante número uno. Míriam se ha enfrentado a la novedosa aventura con bastante optimismo, cualidad de la superviviente. Esperemos que no desespere y consiga aguantar en soledad, que aunque parezca que no, es un gran reto personal.