Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Primera prueba de 'Supervivientes: perdidos en Honduras'

La primera prueba de 'Supervivientes 2008' ya ha llegado. Los concursantes de las dos playas han tenido que enfrentarse en el 'Juego de caracol', un reto que ha puesto a prueba su estado físico. En el barro, luchando como auténticos leones, los de Playa Uva se han alzado con el primer premio del programa.
Se ha realizado la en 'Supervivientes: perdidos en Honduras' y parece que los concursantes han comenzado con más fuerza de lo normal. Empujones, revolcones en barro, sudor, gritos, mucha fuerza y sobretodo ganas de ganar a sus contrincantes. Esa eran las premisas principales para el 'Juego del caracol' en el que dos equipos de tres personas dos chicas y un chico-, cada uno de una isla diferente, tuvieron que demostrar no sólo potencia sino una perfecta compenetración. primera prueba
Se contó con dos grandes bolas en un enorme charco de barro y cada equipo tuvo que correr hacia ellos y empujarlas todo lo posible hasta la portería contraria. Todos querían ganar, por lo que tanto los de Playa Uva como los de Diente de León pusieron todo de su parta para conseguirlo.
El primer equipo que consiguiera introducir la bola sería el grupo ganador. Los de Playa Cabeza de León hicieron todo lo posible por ganar el jugoso premio pero fue el equipo de , el menos afortunado en su primer destino, el que finalmente consiguió meter la bola primero. Playa Uva
¿Y en qué consistía la recompensa? En dos lámparas, tres cebollas, dos limones, dos pares de aletas, una cabeza de ajo, dos mantas, un multiusos y dos esterillas acolchadas. Pero Mario Picazo les dio dos opciones, o coger el kit que mejoraría la calidad de vida en la playa, o canjear todo por el contenido que había en una pequeña caja. De esta forma el equipo se aplicó el famoso dicho más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer y se quedaron el kit. No obstante, el equipo perdedor obtuvo el contenido de la cajita, un cuchillo que les vendrá de lujo para su día a día. Al final, aunque unos más contentos que otros, todos se llevaron algo para mejorar la supervivencia en la playa.