Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rafa Mora: "Conmigo has terminado, Parada"

Todo ha comenzado de un modo casi ingenuo. Rafa ha comentado con unos compañeros que María José le había dicho la noche anterior que el sitio en el que él se había colocado para dormir era suyo. El forzudo valenciano se había sentido ofendido y así lo ha compartido con quien ha querido escucharle.
"Me dijo 'ese sitio es mío' y yo contesté que no había sitios de nadie. Luego se movió alguien y se colocó", ha explicado el ex cronista. "Aquí cada uno se acuesta donde puede", ha rematado. Ya unos días antes, Mora había acusado a la más veterana de la edición:"Creo que María José come a escondidas".
Defensa de María José
Entonces Parada no ha podido evitar meterse en medio para defender a la madura vasca, quien ha ocupado por voluntad propia el papel de mamma siciliana del programa. "Creo que lo has interpretado mal, Rafa. Has comido muchos días gracias a Maria José, que se ha ocupado de las cosas", ha afirmado, como un reproche de pater.
Mora de ha levantado entonces, de mala leche y con risa nerviosa. El choque estaba listo. "Si el juego tuyo es eliminarla, pues vale", ha lanzado Parada. "Cómo eres tan falso", ha contraatacado Rafa. "No soy falso, a mi no me faltes", ha devuelto el presentador. Y así varios golpes de ping-pong agrio.
En la piel del otro
Iván Santos, más conocido como Iván de OT o el que abandonó la isla voluntariamente (reconvertido en comentarista de 'Sálvame'), se ha ensañado un poco con Parada. Al parecer, debido a unas palabras que el presentador le dedicó por quererse ir del infierno del hambre: "Todo lo que el critica en los platós de la gente, a mi además con saña porque dije que me quería ir, ahora le está él. Los desvanecimientos y los encontronazos. Hay que ponerse en la piel del otro".