Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Estreno de 'Supervivientes 2017'telecinco.es

'Supervivientes 2017': Tensión, conflictos familiares y saltos accidentados en el estreno

‘Supervivientes’ regresa a Telecinco con una noche llena de emociones fuertes en la que Jorge Javier Vázquez ha conducido un estreno de reality en el que hemos visto a Leticia Sabater cambiar su pepinazo por un castañazo, el sensual movimiento de pezones de Juan Miguel, impresionantes saltos desde el helicóptero, a los supervivientes luchar en el barro por pasar la noche en el Cielo y a Alba Carrilo y a su madre, Lucía Parientes, protagonizar una discusión sin precedentes.

Con una enorme sonrisa en la cara y pidiéndole al equipo que subiera la altura del helicóptero para sentir más adrenalina, Lara Álvarez ha dado el pistoletazo de salida a una nueva edición de ‘Supervivientes’ con un fantástico salto, en el que ha demostrado que es una valiente pidiéndole al piloto que subiera el helicóptero un poquito más.
Fugaces y angelicales… Los saltos de ‘SV 2017’ no tienen desperdicio

Como cada edición, los saltos desde el helicóptero centran la atención de la primera gala de ‘Supervivientes’. La mayoría de supervivientes ha optado por la rapidez para pasar el mal trago y a alguno, como a Leticia Sabater, tanta rapidez le ha jugado una mala pasada, ¡Toma castañazo!
Tres equipos entre el Cielo, el Infierno y la Tierra de Nadie
Paola Caruso y Leticia Sabater han sido las encargadas de elegir a los miembros de los dos equipos de ‘Supervivientes 2017’ que convivirán en el Cielo y el Infierno de Honduras. Paola ha sido la primera en elegir y ha tenido claro que Alejandro, Iván, Laura Matamoros, Juan Miguel iban a ser sus compañeros perfectos. Leticia Sabater ha jugado en segunda posición y ha formado un equipo formado por Eliad, José Luis, Janet, Bigote Arrocet, quienes han terminado derrotados en la prueba de localización y en dirección al infierno.
Alba Carrillo y su madre, a raquetazos por un kit de pesca
Los supervivientes de Tierra de Nadie han tenido que superar un duro juego de recompensa para conseguir algunos de los utensilios necesarios para encontrar comida y vivir un poquito más cómodos en el cachito de playa que se iba a convertir en su hogar. Alba Carrillo y Lucía Parientes han sido las primeras en lanzarse al barro y raqueta en mano intentar conseguir un kit de pesca, una mosquitera, una lona, cerillas, preservativos… Sin embargo, madre e hija no se han puesto de acuerdo en quién tenía que pisar a quién y han terminado sin muchas alegrías. Las Mellis han pasado por el barro sin pena ni gloria y ha sido Kiko el encargado de conseguir casi todas las recompensas que se escondían en el barro.
Tensiones y conatos de abandono antes del pistolezado de salida
Paola Caruso es una mujer de armas tomar, como demostró en cuanto puso un pie en Honduras. El motivo: que no tenía adjudicada una habitación para ella en la casa. La italiana se fue poniendo de los nervios ante la falta de un espacio reservado para ella y acabó cogiendo una mesa del salón con la intención de tumbarla. Su desquicie llegó hasta tal punto que hizo sus maletas dispuesta a marcharse. “En Supervivientes siempre optamos por concursantes que estén muy centradas, como Paola como podéis ver”, ha dicho Jorge Javier con ironía tras ver el número que montó la italiana al llegar a la isla.
Alba Carrillo estalla al saber que su madre nunca ha amado a su padre
Los supervivientes estaban jugando al juego de la verdad y a Leticia Sabater se le ha ocurrido preguntarle a Lucía Pariente que si seguía estaba enamorada de su marido. Lucía medio en serio, medio en broma, le ha respondido que no porque según ella misma ha afirmado nunca lo había estado. Una respuesta que ha descolocado a Alba completamente y que ha considerado una falta de respeto para su padre: “Pueden llevarse a la bruja y traerse a mi padre”. Lucía ha intentado salir del paso y tranquilizar a su hija con un “Yo eso del amor no lo entiendo, eso es pan para hoy y hambre para mañana y yo quiero pan para todos los días”, pero ya era demasiado tarde. Alba se ha alejado del grupo muy, muy enfadada por la actitud de su madre.