Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El amor llega a Cayo Paloma de la mano de Cuca y el Golosina

Es ciego. Siempre se ha dicho. Y además, no entiende ni de sexos, ni de credos, ni de tendencias. El amor no tiene fronteras. Y por el momento, en Cayo Paloma, la pareja formada por Juan el Golosina y Cuca García de Vinuesa ha sido la mejor avenida. Puede que sea un amor casto, pero no cabe duda de que es dulce.
Cuca García de Vinuesa y Juan el Golosina, quién lo iba a decir, son la pareja más unida de toda la isla. Juegan en el agua, se cuidan por el día y se abrazan por la noche. En la playa, disfrutando del Caribe como si fuesen unos turistas alemanes más, se les ha visto hacerse aguadillas y jugar más de la cuenta.
En un momento dado en uno de sus baño, Cuca le solicita al Golosina que se tire a su cuello. Le incita como sólo se puede incitar a un hombre: "a que no te atreves". Y él no sólo recoge el guante sino que responde: "a que me tiro a tu cuello y hacemos un matrimonio".
Así, además, lo ha visto Matías, que señaló en un corrillo junto a Olfo y Maite Zúñiga que Juan y Cuca iban a terminar enamorándose a la vista de lo bien que se lo pasaban juntos. "La boda de Juan y Cuca, la boda del año", contestó el Bosé, ya expulsado de la isla.
Juegos acuáticos
"Abre las piernas, que voy", le dice Cuca a Juanito en el agua. Les gusta, como a los críos, atravesar buceando sus extremidades inferiores. Pero no todo queda en una empatía acuática, por la noche los dos no paran de hablar. Han decidido hacer una serie como 'Escenas de Matrimonio'.
Los momentos críticos han llegado, en todo caso, cuando Cuca se atrevió a abrocharle bien el cordón del bañador mientras Juan yacía bajo la sombra de la cabaña que se han construido. La escena rebosaba confianza y complicidad entre los dos 'tortolitos'.
Juan le canta
"Me has hecho esclava de los besos de tu boca", le cantó, incluso, Juan a Cuca en un atardecer en los que el sevillano rompe a entonar copla. Porque se lo está pasando de maravilla en el concurso. Cuando tuvo que ser asistido por el médico insistió y dejó claro que no quería abandonar la isla: "me dan una pastilla y vuelvo a cantar".
En un instante, mientras Juan cantaba y bailaba feliz, Escassi le preguntó qué llevaba el arroz que le habían dado. Juan contestó: "los polvos de la madre Celestina". La dicha del sevillano en la isla no puede ser mayor. Ha llegado hasta el punto de establecer un salón de belleza entre los cocoteros donde le cortó la melena a Daniela y, como no, dejó estupenda a su musa, a Cuca.
Ella, por su parte, también disfruta al máximo de su estancia en Honduras. En su caso, ha tenido arranques de éxtasis. Como cuando, a través de una palmera, logró comunicarse con el más allá. Daniela, que asistía boquiabierta a la escena, no pudo ser más clara: "estás volada".