Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A solas con Patxi

El ex jugador de fútbol se las apaña muy bien en Playa Pelícano. Ha conseguido encontrar las tablas de madera, el martillo y los calvos que necesitaba para construir las cuatro cajas de madera que le ha pedido la organización. No conforme con esto, ha pescado un pez enorme y un centollo. Una comida de reyes.
No suele tener muy bien humor, sin embargo, desde que esta solo en Playa Pelícano le hemos visto reír mucho. De momento, Patxi lleva muy bien la soledad y no ha tenido ningún problema a la hora de pescar o superar la prueba. Está hecho todo un superviviente.
Por la mañana se levantó en busca de los martillos, tablas y clavos que necesita para construir las cuatro cajas de madera que le ha pedido la organización. Una de las bolsas estaba debajo del agua y la encontró sin dificultades. Más tarde, tenía que localizar las tablas de madre. Qué sorpresa se llevó al ver que estaban en un árbol. Sin embargo, el exjugador de fútbol no dudó en trepar para hacerse con cada una de las pequeñas tablas. Prueba superada.
Lleno de orgullo se dirigió a lugar en el que duerme para dejar todo ahí. La prueba estaba cumplida; ahora sólo le quedaba conseguir algo para la cena. Dicho y hecho. Patxi pescó un buen pez y no conforme con esto capturó un sabroso centollo. Se las apaña muy bien.
Al resto de concursantes tampoco les va nada mal; han conseguido pescar varios peces. Los supervivientes se van adaptando poco a poco a la isla y empiezan a disfrutar de su estancia. Todo un lujo.