Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los supervivientes decepcionados con su premio

Nueva prueba de recompensa conseguida por los concursantes. Sin embargo, no podrán disfrutar de su premio... todavía. La comida les espera en otra isla a la que los supervivientes viajan en cayuco.
Los concursantes demuestran gran destreza en la caza de caracolas y superan así la prueba de recompensa. En algo menos de ocho minutos, consiguen ocho de las nuevas caracolas que la organización había colocado en cestas bajo el agua. Divididos en grupos de tres, y tras recorrer una parte de trayecto a nado, y otro tramo buceando, los supervivvientes culminan el reto con nota.
Al final de la prueba llega la sorpresa. El concurso les ofrece cambiar su botín por varios productos, pero no podrán disfrutarlos todavía. Los alimentos se encuentran en otra isla, Cayo Gallo, y tendrán que desplazarse hasta allí si quieren hacerse con ellos.
Los supervivientes eligen su premio: un cayuco para el desplazamiento, dos litros de aceite y tres porciones de fibra para regular el estómago que la dieta a base de cocos está destrozando.
Decepcionadoshambrientos vuelven al campamento. Mañana será un día duro. Hoy el mar estaba embravecido y esperan que mejore para su viaje hacia Cayo Gallo. Una nueva aventura que comenzará al alba.