Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los supervivientes llegan a Playa Pelícano, su nuevo hogar

Los supervivientes han logrado llevar a cabo el castigo impuesto por la organización de 'Supervivientes: perdidos en Honduras'. Después de construír una balsa se han puesto rumbo a Playa Pelícano donde para sorpresa de muchos han llegado sanos y salvos ¿Cambiará esta sanción su forma de afrontar la aventura?
La mayoría de los concursantes que este año se han embarcado en la aventura de 'Supervivientes: perdidos en Honduras' no han salido demasiado trabajadores. Las largas tertulias al sol y las siestas diarias se han convertido en su gran diversión en Los Cayos Cochinos. El instinto de supervivencia de los aventureros ha dejado mucho que desear, por lo que la organización se ha visto obligada a tomar medidas en la recta final del concurso.
Todos están muy enfadados con los concursantes de ‘Supervivientes’. Los últimos días los participantes han ido de mal en peor: se han quedado sin fuego, han estado muy apáticos y casi no han pescado. Parecía que más que sobrevivir estaban tumbados a la bartola de vacaciones en el Caribe; hasta les daba igual no comer. Bañitos, sol y cocos. Así se puede resumir su paso por Honduras, lo que ha hecho que la organización del programa se esté planteando la posibilidad de eliminar el primer finalista por primera vez en la historia del reality.
Su castigo consistía en construír una balsa con la que viajar hasta Playa Pelícano. Después de varios días fabricando su medio de transporte los concursantes han decidido partir hasta su nuevo hogar. Aunque las fuerzas les flaquearon a la hora de meter la embarcación en el mar, finalmente los supervivientes han logrado llegar a su destino, donde les esperaba una caja repleta de instrumentos para la supervivencia.