Quinta y última parte de la carta de R. Porto