¿200.000 euros por la exclusiva?