La firma de Rosario Porto sorprende a la perito-calígrafa