Sonia Monroy, ¡a por el Goya!