Nagore y Mª Ángeles, lesionadas