Blanca y Raquel, en un mar de lágrimas