Liberto, Blanca y Raquel, ¡liberados!