Regina, ¿amiga o enemiga?