Los acorralados pierden la recompensa