Un juego con un delicioso final