Escassi pone orden en la casona