Una olla de lentejas desata la polémica