El patrón castiga al grupo