Raquel Bollo, asustada por un ratón