Reche, hundido tras la marcha de Raúl