Adopción de Rafa Mora: primera parte