La secuencia que más le costó a Pepe Viyuela