El dueño del Kebab quiere compensar a Soraya por su trabajo