Los problemas de Paz con el protocolo