Macu cambia revolcón por procesión