Mauricio, sitiado por los 'rojos'