Macu y Machupichu, su primera crisis en la cama