¿Quién se quedará con la televisión?