El 'Bar Reinols', ¡vacío!