La Infanta Ana María y el Príncipe de Gales escapan de las garras de Malatesta