María, a Alatriste: “Tú también eres mío”