Del control absoluto a Olga al primer “toque de atención”, siempre justificado con un “lo hago porque te quiero”