Jesús estuvo a punto de matar a su exnovia y a su hija en una persecución con el coche