Olga: “Mis hijos no se avergüenzan, ellos saben que su padre es un maltratador y lo dicen con todas las letras”