Olga no pudo más y, tras los insultos y amenazas de muerte de su maltratador, puso punto y final: “Ahí sí sentí el ‘se acabó”