Olga: “Cada vez le tenía más miedo, por eso tenía un cuchillo muy grande guardado debajo de la almohada”