Las víctimas colaterales del maltratador de Olga, sus hijos: “Eran un estorbo para él”