Natalia, Rai y el perro de la discordia