Josep Lluís, el nuevo jefe de la limpieza