Duna, el demonio sexagenario