Laia casi mata a su paciente