Sandra, otra víctima de Alexia