¿Y si estamos predestinados?