Tras la tempestad, llega la calma