Paz y el padre Ángel, a punto del beso