Tito Valverde quería ser batería