Un 'homo erectus' llega a la redacción